Saturday, May 23, 2009

CIENCIA Y LIBERTAD

Imagen de Circleline


Salió una noticia hoy, según la cual en Estados Unidos están buscando a una madre que escapó con su hijo luego de que los médicos le diagnosticaran al niño un cáncer y que era “necesario” practicarle quimioterapia y radioterapia. La madre, partidaria de la medicina natural, no estuvo de acuerdo con la propuesta de tratamiento que le dieron los doctores y decidió huir.

Me causa un particular sentimiento de asombro la reacción de los doctores y del mismo Estado que, en una actitud policiva, está buscando a los dos “fugitivos” con ordenes de captura, simplemente por querer buscar una alternativa a los métodos invasivos que los doctores consideran como la única opción. Mis conocimientos sobre medicina son pocos (por no decir nulos), pero me preocupa ver como la Libertad que tanto defienden los estadounidenses puede ser llevada incluso hasta a obligar a alguien a llevar un tratamiento médico con el que no está de acuerdo.

Ahora resulta que, no sólo la ciencia occidental es la única puede salvar a las personas, sino que además todos debemos acogernos a ella por mandato obligatorio, desconociendo cualquier otra alternativa. La capacidad de autodeterminación de las personas parece haber perdido todo el valor en nuestros días en los que supuestamente vivimos “más libres” y con mayores opciones de donde escoger. Queda entonces comprobado que en este mundo de libertades podemos elegir lo que queramos… siempre y cuando elijamos lo que nos sea impuesto.

8 comments:

Tomás Molina said...
This comment has been removed by the author.
Tomás Molina said...

Ah, pero valga la pena aclarar que la libertad tiene sus límites. Los niños deben ser vacunados OBLIGATORIAMENTE contra las enfermedades evitables de la infancia. Le guste a los padres o no. Que las hierbitas están muy bien para un dolor de cabeza, pero no para enfermedades serias.

Fan Cine Club said...

Desde dónde se decide? Quién debe decidir? Los padres, el niño, el Estado? Creo que en estos casos se debe apelar por un lado al sentido común. Y por el otro pensar que, así como le exigimos a los Estados la responsabilidad del acceso a bienestar de sus ciudadanos, esto también tiene su contraparte, aunque no siempre nos guste.

GabrielRam said...

Tienen razón en cuanto a los límites de la libertad... la libertad "total" termina siendo incluso más peligrosa que las restricciones. Pero entonces, ¿quién debe decidir lo que cree que es mejor para la persona? En este caso, según tengo entendido, el niño dijo que no quería seguir con el tratamiento y la mamá lo apoyó. Entonces cómo queda el marcador: él no puede decidir por ser menor de edad; la madre no puede tomar esa decisión porque es contraria a lo que dice el Estado; y el Estado puede entonces tomar la decisión sobre lo que considera mejor para esa persona (que ni siquiera representa una amenaza para la comunidad ni nada de eso)?

Tomás Molina said...

El Estado, en mi opinión, no debería tener derecho a imponer nada en este caso, y más si se trata de una enfermedad que no es contagiosa.

Debe uno ser libre de decidir cómo quiere llevar una enfermedad así. Sobre todo si el tratamiento es peor que la enfermedad.

Tomás Molina said...

Crap, borré mi post original sin querer:

Este es un asunto largo y peliagudo. Lo que sí puedo decir es que la "quimio" es un tratamiento espantoso, que en muchos casos es peor que el mismo cáncer.

El cancer hoy en día es incurable. A veces desaparece, como por arte de magia, y nadie sabe todavía bien porqué. Pero los tratamientos médicos ("naturales" o no) no pueden curarlo. Así que en realidad la madre ha elegido bien: le ha ahorrado a su hijo el sufrimiento de someterse a la radiación de la quimio.

Juan Sebastián Leiva said...

En estos días se debate en el Congreso un proyecto sobre Cuidados Paliativos, y algunos congresistas se oponen a un artículo que dice que los pacientes pueden renunciar a un tratamiento médico y aún así tienen derecho a los cuidados paliativos argumentando que es una eutanasia pasiva y ¡qué horror! Si no decido seguir con una quimioterapia me estoy matando, según ellos.

Pd. Tomás, el cancer no desaparece por sí solo, es gracias al niño predicador.

Fan Cine Club said...

Pero no es lo mismo decidir por uno mismo, siendo, como diría Rawls, individuos racionalmente responsables, que decidir por otros. De allí que comentaba anteriormente que si tendría el niño que decidr, o la madre por él, o el padre (ya que finalmente él recurrio al Estado para "proteger" a su hijo. No debería funcionar aquí el sentido común? Y sí, los tratamientos son dolorosos, como también lo es en la mayoría de los casos la misma enfermedad.