Thursday, September 24, 2009

TEDIO INVENCIBLE por Enrique Serrano

Quiero mostrarles un artículo que salió en el periódico El Espectador el pasado Jueves, 17 de Septiembre de 2009, escrito por el Maestro Enrique Serrano:

“Llama la atención la velocidad con la que las nuevas generaciones se aburren. Debido a la caducidad furiosa que todo tiene hoy, no hay cosa que pueda perdurar para hacer que sus seguidores la admiren con la fuerza con la que se incrustaban en el alma individual y colectiva las pasiones en el pasado. La sed de novedad, al parecer jamás saciada no da tiempo para detenerse en el deleite de saborear todo aquello que ofrecía una vida provinciana, predecible y relativamente lenta. Había poca música, poco cine, pocos libros, pocos bailes, pocos espectáculos, pocas marcas. La televisión se producía a escala local en pequeñas cantidades. Los ídolos eran los mismos para todos y atraían a varias generaciones al mismo tiempo con lo cual resultaban conectadas de manera inconsciente y gratuita. Las “fiebres” se convertían en verdaderas pasiones que podían durar años.

Hoy, en cambio, gracias a la internet se pueden descargar en un solo día tantos videos, canciones, películas, libros y hasta imágenes del pasado que creíamos perdidas para siempre. Y sin embargo, se oye decir a los adolescentes que están aburridos porque “no tienen nada que hacer”. Varias causas pueden aducirse para explicar el desarrollo frenético de este fenómeno; el spleen de nuestros días está en todo y lo es todo al tiempo. Llena cualquier espacio, cubre cualquier superficie con su manto igualador, nada es suficientemente particular o destacable a su lado.

Es apenas obvio que el ritmo en que se vive no es el mismo de antes. El cambio tecnológico ha tenido todo que ver con la aparición de este eterno desasosiego, testimonio de una ansiedad jamás curada y expresión de una tendencia que lleva al desánimo a aquello que, en otras condiciones, llevaría a producir el efecto contrario. Para sacar partido de esa invasión de imágenes y ruidos, se requiere de un entusiasmo y una paciencia inagotables, de las que esta época de la historia parece carecer.

Para los adolescentes de hoy todo es “normal”. Cada cosa que parecía tener múltiples cualidades individuales las ha perdido sin remedio o se han reducido a una sola. Lo normal en la mente de los jóvenes es lo indiferenciado, lo entendible y hasta lo natural, pero ciertamente no coincide con lo que se solía concebir como normal, es decir lo predecible.

No obstante, el hecho de andar buscando en cada cosa algo interesante y novedoso ha logrado que estas generaciones sean mucho más audaces y decididas que cualquiera de las anteriores. La cantidad de información a la que pueden acceder es significativamente mayor, y quienes saben cómo utilizarla alcanzan cotas geniales en la apropiación del mundo. Entretanto, y sin descanso, el tedio reina entre los jóvenes como bendita maldición, y se enorgullecen de ello, de modo que no hay qué pueda-ni quién pueda divertirlos o conmoverlos, y menos cautivarlos hasta la emoción, sin que caiga ese mismo día en la caducidad rampante. Más fuerte que esto ha sido la súper abundancia de información

Pero, en realidad no hay de qué preocuparse, todo esto es “normal”.”

No comments: