Sunday, May 10, 2009

¿CUÁL CAFÉ DE COLOMBIA?

Fotografía por Hector Mesa


Se habla en el mundo del gran Café de Colombia, del “mejor del mundo”. Pero, ¿qué es realmente el café colombiano? Se habla de este producto como si el café que produce nuestro país fuera sólo uno, cuando en realidad es una mezcla no controlada de diversos tipos de café que se producen en el país. Aquí, aún no nos hemos dado cuenta del valor que tendría promover iniciativas como la legislación alrededor de las llamadas denominaciones de origen, que permitirían la estandarización en la producción de nuestro afamado café.

Para lograr una explotación real de todo el potencial del café colombiano, sería conveniente primero crear una conciencia interna alrededor de este producto. Los consumidores tendrían que empezar por conocer que distintas regiones del país producen distintos cafés; o que hay que tener ciertos cuidados durante los procesos de molido o de preparación de la bebida para que sus características sean del nivel adecuado.

El problema aparecería cuando las personas dejaran de consumir el Tinto (brebaje “genérico” a base de cualquier tipo de café y preparado en general de forma inadecuada) y comenzaran a pedir cafés con nombres propios. En este momento, se pondría en riesgo el negocio de exportar el mejor café que produce el país y dejar de vender para el mercado interno mezclas de “lo que no se pudo sacar”, con granos de menor calidad importados de Perú, Ecuador y Vietnam. Al fin y al cabo, lo que importa es que el café genere ingresos para el “desarrollo” del país y no que se quede en estos parajes con paladares que creen “subdesarrollados”.

__________________

P.S: Y para no quedarnos sólo en la crítica, les dejo una pequeña explicación de Mauricio Duque sobre el café y su preparación http://enmediodelruido.blogspot.com/2009/09/cafe-entre-gustos-no-hay-disgustos-pero.html

P.S.2: Una noticia de la BBC acerca de la importación de café en Colombia durante el 2009 http://www.bbc.co.uk/mundo/economia/2010/04/100420_1349_colombia_cafe_cr.shtml


3 comments:

malu said...

es muy cierto lo que dices el café hace parte de nuestra cultura y nuestro diario vivir … que sería de los colombianos sin “Café con aroma de Mujer” aquella novela que nos mostró la importancia de nuestro producto Premium de exportación.

Pero es precisamente ese café, ese orgullo, el que la mayoría de los colombianos no conocen, y no lo conocen porque como muy bien lo haz dicho… se ha remitido al tinto. Al tinto de la mañana y el de después de almuerzo.

Por lo tanto muy difícil que se conozca el verdadero café colombiano y más aún que se logren expandir las fronteras y así conocer .... el café del chocó!

Tomás Molina said...

Nada más feo que el tinto de restaurante u oficina. Sabe a trapo sucio. Igual que el de OMA.

GabrielRam said...

Copio lo que me envió una amiga como comentario al post:

"Es cierto que el Café de Colombia son muchos cafés, de hecho el Café de Colombia es cultivado por más de 500.000 productores en pequeñas parcelas de 1,5 hectáreas en promedio que proviene exclusivamente de la especie arábiga. Pero no es cierto que el país no se haya dado cuenta del valor de promover iniciativas que defiendan los orígenes. Los cafés de alta calidad, y de especialidad (que incluye recientemente los de origen) se cuentan entre los pocos que reciben una remuneración más alta. Estos cafés especiales ocupan un nicho de mercado que recibe sobreprecio y pueden brindar a sus productores beneficios ambientales, económicos y sociales superiores. En este contexto, y teniendo la responsabilidad de promover y ejecutar políticas de producción y comerciales que mantengan la calidad, competitividad del café colombiano y los ingresos del sector cafetero, la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia (FNC), viene realizando esfuerzos para implementar estrategias que recuperen la posición del café colombiano en el mundo y por ende garantice la situación económica y social para los miles de productores que dependen de esta industria. En ese sentido, ha encontrado en las denominaciones de origen una alternativa viable, y en Diciembre 2004, presentó ante el gobierno colombiano la solicitud para reconocer el Café de Colombia como DO-IG (Denominación de Origen e Indicación Geográfica), la cual fue ratificada en Marzo de 2005. En Junio del mismo año “Café de Colombia” se convirtió en el primer producto agrícola de un país no perteneciente a la Unión Europea (UE) en solicitar su reconocimiento de la IGP (Identificación Geográfica Protegida), que fue otorgada por la Comisión Europea en septiembre del 2007, después de una exhaustiva evaluación de la capacidad institucional y de control de calidad de la FNC, así como de las características humanas y medio ambientales entre otras asociadas al Café de Colombia. Asi mismo, ha venido diseñando las reglamentaciones necesarias para comenzar su implementación a partir del año 2008 y ha llevado a cabo los estudios técnicos y jurídicos para el reconocimiento de las DO regionales en los departamentos de Nariño y Cauca. La evolución del mercado internacional hacia cafés más diferenciados por origen específico se constituye en una de las grandes oportunidades de agregación de valor para una cifra apreciable de productores colombianos, siempre y cuando dicha diferenciación esté sustentada por los mecanismos técnicos, administrativos y legales que capturen la confianza del consumidor. Esta estrategia de diferenciación ha sido adoptada por la FNC para asegurar su competitividad de largo plazo, la cual en primer lugar permite segmentar la oferta colombiana con un portafolio de cafés regionales de primas superiores, reposicionando de esta manera el café colombiano en su conjunto. Las condiciones de producción y controles de calidad aplicados a todas las exportaciones de cafés colombianos permiten su diferenciación utilizando indicaciones de procedencia más sofisticadas para realzar el valor de los cafés y sus características específicas con descriptivos regionales, tales como “Nariño” o “Popayán”. Actualmente, los tostadores internacionales de marcas 100% colombiano diferencian esos cafés regionales, identificados por el mercado, para lograr el liderazgo en el posicionamiento de un segmento fundamental de la industria, como es el de cafés especiales. Si vas a una tienda Juan Valdéz puedes encontrar cafés de diferentes orígenes con sus especificaciones. De la misma manera, puedes encontrar en los super mercados Café del Quindío o de la Mesa de los Santos (Santander) que te da una idea de lo que los mismos productores de Café están haciendo para posicionar su café diferenciado en el mercado interno.
Si bien es cierto que hay marcas que utilizan otros cafés para mezclar y vender más barato, solo puedo pensar que ese es el mercado y el consumidor también puede elegir.

Cristina"